Seleccionar página

Esta publicación se actualizó por última vez el 31 de mayo de 2022

¡Es verano y eso significa temporada de parrilladas! Pero, ¿qué haces cuando llueve? Que un poco de lluvia no te impida disfrutar de tu parrilla. Aquí hay algunos consejos sobre cómo asar a la parrilla bajo la lluvia.

¿Cómo asar a la parrilla bajo la lluvia?

1. Cubra su parrilla. Una lona simple o incluso una bolsa de basura grande pueden ayudar a mantener la parrilla seca.

2. Mueva su parrilla a un lugar protegido. Si tiene un porche o un garaje, intente asar allí.

3. Use leña húmeda o carbón. Esto ayudará a evitar que el fuego se apague.

4. Mantenga su comida cubierta. Ponga una tapa en su parrilla o use papel de aluminio para evitar que la lluvia entre en su comida.

5. Agregue tiempo extra a su cocina. La lluvia puede hacer que sea más difícil asar a la parrilla, así que agregue unos minutos a su tiempo de cocción.

Con estos consejos, podrá asar a la parrilla bajo la lluvia y disfrutar de sus barbacoas de verano sin importar el clima.

No use ahumador eléctrico:

Si usa un ahumador eléctrico, asar a la parrilla bajo la lluvia no es una opción. ¡El agua y la electricidad no se mezclan! Entonces, si está lloviendo, deje el ahumador eléctrico adentro.

Mantenga seco el carbón o la leña para cocinar:

Si está usando una parrilla de carbón, asegúrese de mantener seco el carbón o la leña para cocinar. El carbón húmedo no se encenderá tan fácilmente y producirá menos calor.

Para evitar que el carbón se moje, guárdelo en un recipiente o bolsa tapada. También puede comprar carbón autoencendido, que se trata con un agente de iluminación. Este tipo de carbón es más fácil de encender, incluso bajo la lluvia.

Si está usando una parrilla de leña, asegúrese de que la madera esté seca antes de agregarla al fuego. La madera mojada no se quemará tan bien y producirá menos calor.

Para mantener la madera seca, guárdela en un contenedor o cobertizo cubierto. O bien, puede comprar madera secada al horno, que ya está seca y lista para usar.

Use una cubierta impermeable:

Si no tiene un garaje u otro refugio para su parrilla, deberá cubrirla con una lona u otro material impermeable.

Asegúrese de que la cubierta sea lo suficientemente grande como para cubrir toda la parrilla, incluidas las patas. ¡No querrás que entre agua!

Puede comprar una cubierta de parrilla diseñada específicamente para este propósito. O bien, puede usar una lona o incluso una bolsa de basura grande.

Mueva la parrilla:

Si es posible, mueva su parrilla a un lugar protegido, como un porche o garaje. Esto lo protegerá de la lluvia y facilitará la cocción a la parrilla.

Si no puede mover la parrilla, asegúrese de cubrirla bien (ver arriba).

Encender el fuego antes de que llueva:

Si sabe que va a llover, encienda el fuego antes de que empiece a llover. De esa manera, será más fácil mantener el fuego encendido una vez que empiece a llover.

Si espera hasta que llueva para encender el fuego, será más difícil encenderlo y mantenerlo encendido.

Encienda un fuego caliente:

Es importante encender un fuego caliente cuando se asa a la parrilla bajo la lluvia. Un fuego caliente será más fácil de mantener y producirá más calor, que necesitará para compensar las condiciones húmedas.

Para hacer un fuego caliente, use mucho carbón o madera. Y asegúrese de que el carbón esté caliente antes de agregar su comida.

Puedes probar el calor del carbón colocando tu mano sobre él. Si solo puede mantener su mano allí durante unos segundos, entonces está caliente y lista para funcionar. Si puede mantener su mano allí por más tiempo, entonces el carbón necesitará más tiempo para calentarse.

Cerrar la tapa:

Una vez que comience a cocinar, cierre la tapa de la parrilla. Esto ayudará a proteger los alimentos de la lluvia y también mantendrá el calor, lo que facilitará la cocción de los alimentos.

Use un termómetro remoto:

Si tiene una tapa para su parrilla, use un termómetro remoto para controlar la temperatura en el interior. De esa manera, puede ajustar las ventilaciones según sea necesario para mantener la temperatura deseada.

Un termómetro remoto también lo ayudará a evitar abrir la tapa con demasiada frecuencia, lo que puede dejar escapar el calor y dificultar la cocción de los alimentos.

Añadir tiempo extra:

La lluvia puede hacer que sea más difícil asar a la parrilla, por lo que es posible que deba agregar más tiempo para cocinar. Esto es especialmente cierto si está asando a la parrilla bajo un aguacero.

Revise su comida con frecuencia y use un termómetro para medir el punto de cocción. ¡Y sé paciente! Puede tomar más tiempo de lo normal cocinar su comida.

Usar calor indirecto:

Si llueve mucho, es posible que desee utilizar calor indirecto para cocinar la comida. Esto significa cocinar con la tapa cerrada y colocar la comida al costado del fuego, no directamente sobre él.

Esto ayudará a evitar que la comida se moje y también le ayudará a evitar llamaradas.